Unidad Latina
EmprendimientoBlogEconomía

Startups y emprendimientos en América latina: Un gran desafío

emprendimientos en América latina

Los emprendimientos en América latina tienen un gran potencial para el desarrollo económico y social, pero también con importantes desafíos que superar. Entre ellos, se destaca la baja productividad, la escasa innovación, la alta informalidad, la desigualdad y la vulnerabilidad frente a los shocks externos. En este contexto, el emprendimiento se presenta como una oportunidad para generar empleo, ingresos, innovación y bienestar para la población.

Sin embargo, no todo tipo de emprendimiento tiene el mismo impacto. Existe una gran heterogeneidad entre los emprendedores latinoamericanos, tanto en sus características personales como en las de sus negocios. Por un lado, hay emprendedores que crean empresas por necesidad, ante la falta de alternativas laborales, y que operan en sectores de baja productividad y competitividad, con escasas posibilidades de crecer y generar valor agregado. Por otro lado, hay emprendedores que crean empresas por oportunidad, aprovechando las ventajas de un mercado, una tecnología o una innovación, y que operan en sectores dinámicos y con potencial de escalamiento, generando empleos de calidad e impacto social.

En este sentido, se ha acuñado el término “startups” para referirse a las empresas jóvenes o emprendimientos en América latina, según sea el caso, innovadoras y con alto potencial de crecimiento, que se basan en el uso intensivo de la tecnología y que buscan resolver problemas o satisfacer necesidades de los consumidores o de la sociedad. Estas empresas se caracterizan por tener un modelo de negocio escalable, que les permite expandirse rápidamente a nuevos mercados y clientes, y por requerir de financiamiento externo, generalmente de capital de riesgo, para sostener su crecimiento.

Las startups son un tipo de emprendimiento de alto impacto, que puede contribuir significativamente al desarrollo de América latina, al generar innovación, empleo, ingresos, competitividad y soluciones a los problemas sociales y ambientales de la región. Sin embargo, para que estas empresas puedan surgir y prosperar, se requiere de un ecosistema favorable, que les brinde el apoyo, los recursos, las conexiones y el entorno adecuados.

En este artículo, se analiza el estado actual y los desafíos del ecosistema de startups y emprendimientos en América latina, así como las oportunidades y las buenas prácticas para fomentar su desarrollo. Se utiliza la información disponible de diversas fuentes, como el Global Entrepreneurship Monitor (GEM), el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Crunchbase y otros estudios académicos y de organismos internacionales.

El ecosistema de startups y emprendimientos en América latina

Un ecosistema de startups y emprendimientos se puede definir como el conjunto de actores, instituciones, recursos y condiciones que influyen en el proceso de creación, desarrollo y consolidación de las empresas jóvenes e innovadoras. Entre los principales componentes de un ecosistema se encuentran los siguientes:

Los emprendedores: son las personas que identifican una oportunidad de negocio, crean una empresa y la lideran. Los emprendedores se pueden clasificar según su motivación (necesidad u oportunidad), su etapa (potencial, naciente, establecido o discontinuado), su sector (primario, secundario o terciario), su orientación (local, nacional o internacional), su innovación (producto, proceso, mercado u organización) y su impacto (económico, social o ambiental).

Las startups

Son las empresas jóvenes, innovadoras y con alto potencial de crecimiento, que se basan en el uso intensivo de la tecnología y que buscan resolver problemas o satisfacer necesidades de los consumidores o de la sociedad. Las startups se pueden clasificar según su etapa (idea, validación, tracción o escala), su sector (Fintech, Agrotech, Edtech, Healthtech, etc.), su modelo de negocio (B2B, B2C, B2G, etc.) y su impacto (económico, social o ambiental).

Los inversionistas en los emprendimientos en América latina

Son las personas u organizaciones que proveen capital a las startups y emprendimientos, a cambio de una participación accionaria o de un retorno financiero. Los inversionistas se pueden clasificar según su etapa (semilla, ángel, venture capital, private equity, etc.), su sector (generalista o especializado), su origen (local, regional o global) y su impacto (económico, social o ambiental).

Los facilitadores

Son las personas u organizaciones que proveen servicios de apoyo a las startups y emprendimientos, como mentoría, capacitación, asesoría, incubación, aceleración, coworking, networking, etc. Los facilitadores se pueden clasificar según su tipo (público, privado, mixto o académico), su sector (generalista o especializado), su alcance (local, regional o global) y su impacto (económico, social o ambiental).

Los reguladores en los emprendimientos en América Latina

Son las personas u organizaciones que establecen las normas, leyes, políticas e incentivos que afectan el funcionamiento y el desarrollo de las startups y emprendimientos. Los reguladores se pueden clasificar según su nivel (nacional, regional o local), su sector (general o específico), su orientación (facilitadora o restrictiva) y su impacto (económico, social o ambiental).

Los consumidores

Son las personas u organizaciones que demandan los productos o servicios que ofrecen las startups y emprendimientos. Los consumidores se pueden clasificar según su tipo (individual o colectivo), su sector (público, privado o social), su perfil (early adopter, mainstream o laggard) y su impacto (económico, social o ambiental).

Estos componentes interactúan entre sí, generando un dinamismo y una retroalimentación que determinan el desempeño y el potencial del ecosistema. Asimismo, el ecosistema se ve influenciado por factores externos, como el contexto económico, social, cultural, político y ambiental, que pueden crear oportunidades o amenazas para las startups y emprendimientos.

Para medir y comparar el ecosistema de startups y emprendimientos en América latina, se pueden utilizar diversos indicadores, como el nivel de actividad emprendedora, el grado de innovación, el acceso al financiamiento, la calidad del apoyo, el marco regulatorio y el impacto generado. A continuación, se presenta una breve descripción y un análisis de algunos de estos indicadores, basados en la información disponible de diversas fuentes.

Nivel de actividad emprendedora

El nivel de actividad emprendedora se refiere a la proporción de la población que está involucrada en la creación o el desarrollo de una empresa, ya sea por necesidad o por oportunidad. Este indicador se puede medir a través de la Tasa de Actividad Emprendedora (TEA), que es el porcentaje de la población adulta (18-64 años) que está iniciando un negocio (menos de 3 meses) o que tiene un negocio establecido (más de 3 meses y menos de 42 meses).

Según el informe del GEM 2019/2020, la TEA promedio de América latina y el Caribe fue de 19,8%, lo que significa que casi uno de cada cinco adultos estaba emprendiendo en la región. Este nivel es superior al de otras regiones, como Europa y Asia, y solo es superado por África. Sin embargo, esta alta actividad emprendedora no necesariamente implica un alto impacto, ya que la mayoría de los emprendedores lo hacen por necesidad y no por oportunidad, y operan en sectores de baja productividad y competitividad, con escasas posibilidades de crecer y generar valor agregado.

Entre los países de la región, se observa una gran heterogeneidad en el nivel de actividad emprendedora, que va desde el 7,6% de Uruguay hasta el 40,1% de Ecuador. Los países con mayor TEA son los que tienen menor nivel de desarrollo económico y social, como Ecuador, Bolivia, Guatemala y Colombia, mientras que los países con menor TEA son los que tienen mayor nivel de desarrollo, como Uruguay, Chile, Brasil y Argentina. Esto sugiere que existe una relación inversa entre el nivel de actividad emprendedora y el nivel de desarrollo, lo que se explica por la mayor presencia de emprendedores por necesidad en los países menos desarrollados.

Grado de innovación

El grado de innovación se refiere a la capacidad de las startups y emprendimientos de generar productos o servicios nuevos o mejorados, que se diferencien de los existentes en el mercado y que aporten valor a los consumidores o a la sociedad. Este indicador se puede medir a través de la Tasa de Emprendimiento Innovador (TEI), que es el porcentaje de la población adulta que está involucrada en un emprendimiento que ofrece un producto o servicio que es nuevo para al menos algunos clientes y que enfrenta poca o ninguna competencia.

Según el informe del GEM 2019/2020, la TEI promedio de América latina y el Caribe fue de 5,3%, lo que significa que solo uno de cada veinte adultos estaba emprendiendo de forma innovadora en la región. Este nivel es inferior al de otras regiones, como Europa y Asia, y solo es superado por África. Esto implica que la mayoría de los emprendedores latinoamericanos no están generando innovación, sino que están replicando modelos de negocio existentes, con poca diferenciación y valor agregado.

Entre los países de la región, se observa una gran heterogeneidad en el grado de innovación, que va desde el 1,6% de Guatemala hasta el 11,4% de Chile. Los países con mayor TEI son los que tienen mayor nivel de desarrollo económico y social, como Chile, Uruguay, Costa Rica y Argentina, mientras que los países con menor TEI son los que tienen menor nivel de desarrollo, como Guatemala, Bolivia, Ecuador y Perú. Esto sugiere que existe una relación directa entre el grado de innovación y el nivel de desarrollo, lo que se explica por la mayor presencia de emprendedores por oportunidad en los países más desarrollados y de emprendedores por necesidad en los países menos desarrollados.

Acceso al financiamiento de emprendimientos en América latina

El acceso al financiamiento se refiere a la disponibilidad y la calidad de las fuentes de capital que pueden proveer recursos a las startups y emprendimientos, tanto en sus etapas iniciales como en sus etapas de crecimiento y consolidación. Este indicador se puede medir a través de la cantidad y el valor de las inversiones realizadas por los diferentes tipos de inversionistas, como los ángeles, los fondos de capital de riesgo, los fondos de capital privado, etc.

Según el informe del BID 2020, el acceso al financiamiento es uno de los principales desafíos que enfrentan las startups y emprendimientos en América latina, ya que existe una escasez y una concentración de las fuentes de capital, tanto en términos geográficos como sectoriales.

El informe señala que en 2019 se registraron 1.920 inversiones por un valor total de 4.600 millones de dólares en la región, lo que representa un aumento del 25% en el número de inversiones y un descenso del 18% en el valor de las inversiones respecto al año anterior. Sin embargo, el 80% de las inversiones se concentraron en solo tres países (Brasil, México y Colombia) y el 70% de las inversiones se enfocaron en solo tres sectores (Fintech, Marketplace y E-commerce).

Entre los países de la región, se observa una gran heterogeneidad en el acceso al financiamiento, que va desde los 2,3 millones de dólares invertidos en Paraguay hasta los 2.700 millones de dólares invertidos en Brasil. Los países con mayor acceso al financiamiento son los que tienen mayor tamaño de mercado, mayor desarrollo económico y social, y mayor madurez del ecosistema, como Brasil, México, Colombia y Argentina, mientras que los países con menor acceso al financiamiento son los que tienen menor tamaño de mercado, menor desarrollo económico y social, y menor madurez del ecosistema, como Paraguay, Bolivia, Ecuador y Perú.

Calidad del apoyo

La calidad del apoyo se refiere a la disponibilidad y la calidad de los servicios de apoyo que pueden proveer asistencia técnica, capacitación, mentoría, incubación, aceleración, networking, etc. a las startups y emprendimientos, tanto en sus etapas iniciales como en sus etapas de crecimiento y consolidación. Este indicador se puede medir a través de la cantidad y el tipo de los facilitadores que existen en el ecosistema, así como de la percepción y la satisfacción de los emprendimientos en América latina con respecto al apoyo recibido.

Según el informe del BID 2020, la calidad del apoyo es uno de los principales factores que influyen en el éxito de las startups y emprendimientos en América latina, ya que existe una correlación positiva entre el nivel de apoyo y el nivel de innovación, el acceso al financiamiento y el impacto generado. El informe señala que en 2019 se identificaron 1.221 facilitadores en la región, lo que representa un aumento del 18% respecto al año anterior. Sin embargo, el 75% de los facilitadores se concentraron en solo cinco países (Brasil, México, Colombia, Argentina y Chile) y el 60% de los facilitadores se enfocaron en solo tres sectores (Fintech, Marketplace y E-commerce).

Entre los países de la región, se observa una gran heterogeneidad en la calidad del apoyo, que va desde los 8 facilitadores identificados en Paraguay hasta los 433 facilitadores identificados en Brasil. Los países con mayor calidad del apoyo son los que tienen mayor tamaño de mercado, mayor desarrollo económico y social, y mayor madurez del ecosistema, como Brasil, México, Colombia y Argentina, mientras que los países con menor calidad del apoyo son los que tienen menor tamaño de mercado, menor desarrollo económico y social, y menor madurez del ecosistema, como Paraguay, Bolivia, Ecuador y Perú.

Marco regulatorio

El marco regulatorio se refiere al conjunto de normas, leyes, políticas e incentivos que afectan el funcionamiento y el desarrollo de las startups y emprendimientos, tanto en términos de facilitar o restringir su creación, operación, crecimiento y consolidación, como de promover o desincentivar su innovación, financiamiento e impacto. Este indicador se puede medir a través de la evaluación de los diferentes aspectos que conforman el marco regulatorio, como la facilidad para iniciar un negocio, la protección de la propiedad intelectual, la tributación, la competencia, la contratación pública, etc.

Según el informe del Banco Mundial 2020, el marco regulatorio es uno de los principales retos que enfrentan las startups y emprendimientos en América latina, ya que existe una complejidad y una rigidez de las normas, leyes, políticas e incentivos que dificultan su creación, operación, crecimiento y consolidación, y que desincentivan su innovación, financiamiento e impacto.

El informe señala que en 2019 el promedio de América latina y el Caribe se ubicó en el puesto 79 de 190 países en el ranking de facilidad para hacer negocios, lo que representa una mejora de dos puestos respecto al año anterior, pero aún se encuentra por debajo del promedio mundial y de otras regiones. Asimismo, el informe indica que en 2019 solo cinco países de la región (Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay) implementaron reformas regulatorias para mejorar el clima de negocios para las startups y emprendimientos.

Entre los países de la región, se observa una gran heterogeneidad en el marco regulatorio, que va desde el puesto 59 de Chile hasta el puesto 173 de Venezuela en el ranking de facilidad para hacer negocios. Los países con mejor marco regulatorio son los que tienen mayor nivel de desarrollo económico y social, mayor estabilidad política y mayor apertura al comercio y a la inversión, como Chile, México, Colombia y Perú, mientras que los países con peor marco regulatorio son los que tienen menor nivel de desarrollo económico y social, menor estabilidad política y menor apertura al comercio y a la inversión, como Venezuela, Bolivia, Ecuador y Argentina.

El impacto generado en los emprendimientos en América Latina

El impacto generado se refiere a los efectos positivos que las startups y emprendimientos producen en la economía y la sociedad, tanto en términos de generar empleo, ingresos, innovación y competitividad, como de resolver problemas o satisfacer necesidades sociales y ambientales. Este indicador se puede medir a través de la estimación de los resultados e indicadores que reflejan el impacto generado por las startups y emprendimientos, como el número de empleos creados, el valor agregado generado, el número de clientes atendidos, el número de problemas o necesidades resueltos o satisfechos, etc.

Según el informe del BID 2020, el impacto generado es uno de los principales objetivos que persiguen las startups y emprendimientos en América latina, ya que existe una creciente conciencia y compromiso con el desarrollo sostenible y la inclusión social. El informe señala que en 2019 el 58% de las startups y emprendimientos de la región declararon tener un impacto social o ambiental positivo, lo que representa un aumento del 10% respecto al año anterior. Sin embargo, el 42% de las startups y emprendimientos de la región no midieron ni reportaron su impacto, lo que dificulta su evaluación y su comunicación.

Entre los países de la región, se observa una gran heterogeneidad en el impacto generado, que va desde el 38% de las startups y emprendimientos con impacto social o ambiental positivo en México hasta el 78% en Chile. Los países con mayor impacto generado son los que tienen mayor nivel de desarrollo económico y social, mayor calidad del apoyo, mayor acceso al financiamiento y mayor grado de innovación, como Chile, Uruguay, Colombia y Argentina, mientras que los países con menor impacto generado son los que tienen menor nivel de desarrollo económico y social, menor calidad del apoyo, menor acceso al financiamiento y menor grado de innovación, como México, Bolivia, Ecuador y Perú.

Casos de éxito de emprendimientos en América Latina

Rappi (Colombia)

Fundada en Bogotá en 2015, Rappi es una empresa de entrega a domicilio que comenzó como un servicio de entrega de comestibles y ha evolucionado hasta convertirse en una «super app» en América Latina. La plataforma permite a los usuarios comprar productos de diversas categorías, desde alimentos hasta medicinas y electrónicos, y recibirlos en su domicilio. Rappi ha logrado expandirse a varios países de la región, como México, Brasil, Argentina, Chile, Uruguay, y Perú, entre otros.

Nubank (Brasil)

Nubank es un banco digital fundado en 2013 que ha revolucionado el sector bancario en América Latina. Con el objetivo de simplificar la vida financiera de las personas, ofrece una tarjeta de crédito sin cuotas anuales controlada completamente desde una aplicación móvil, además de cuentas de ahorro y préstamos personales. Nubank se ha convertido en el banco digital más grande de la región y uno de los más grandes a nivel mundial, con millones de clientes en Brasil, México, y Colombia.

Mercado Libre (Argentina)

Fundada en 1999, Mercado Libre es la plataforma de comercio electrónico más grande de América Latina. Permite a usuarios y empresas vender y comprar productos de diversas categorías de manera fácil y segura. La empresa ha expandido sus operaciones a 18 países de la región, incluyendo México, Brasil, Venezuela, Chile, Colombia, y Perú. Además de la plataforma de comercio electrónico, Mercado Libre ha diversificado sus servicios incluyendo Mercado Pago, una solución de pagos en línea, y Mercado Envíos, un servicio de logística.

Despegar.com (Argentina)

Fundada en 1999, Despegar es la agencia de viajes en línea líder en América Latina. Ofrece un amplio rango de servicios de viaje, que incluyen reserva de hoteles, boletos de avión, paquetes turísticos, y alquiler de autos, entre otros. La empresa ha logrado una fuerte presencia en la región, operando en 21 países y facilitando el turismo dentro y fuera de América Latina.

Globant (Argentina)

Desde su fundación en 2003, Globant se ha destacado como una empresa líder en el desarrollo de software y tecnología. Con un fuerte enfoque en la innovación digital y el diseño, Globant ofrece soluciones tecnológicas a importantes empresas globales. Su éxito se refleja en su expansión internacional, con oficinas en Estados Unidos, Europa, y varios países de América Latina.

Conclusiones y recomendaciones

A partir del análisis de los indicadores del ecosistema de startups y emprendimientos en América latina, se pueden extraer las siguientes conclusiones y recomendaciones:

  • América latina es una región con un gran potencial para el desarrollo de startups y emprendimientos de alto impacto, que pueden contribuir significativamente al desarrollo económico y social de la región, al generar innovación, empleo, ingresos, competitividad y soluciones a los problemas sociales y ambientales de la región.
  • Sin embargo, América latina también es una región con importantes desafíos que superar, como la baja productividad, la escasa innovación, la alta informalidad, la desigualdad y la vulnerabilidad frente a los shocks externos, que limitan el surgimiento y el crecimiento de las startups y emprendimientos de alto impacto.
  • Asimismo, América latina es una región con una gran heterogeneidad entre los países, tanto en sus niveles de desarrollo económico y social, como en sus condiciones y componentes del ecosistema de startups y emprendimientos, lo que genera diferencias en el desempeño y el potencial de las startups y emprendimientos de cada país.
  • Por lo tanto, se requiere de un esfuerzo coordinado y sostenido de los diferentes actores del ecosistema, como los emprendedores, los inversionistas, los facilitadores, los reguladores y los consumidores, para crear un entorno favorable, que brinde el apoyo, los recursos, las conexiones y el entorno adecuados para el desarrollo de las startups y emprendimientos de alto impacto en la región.
  • Entre las principales acciones que se pueden implementar para fomentar el desarrollo de las startups y emprendimientos de alto impacto en la región, se encuentran las siguientes:
    • Promover una cultura emprendedora, que estimule la creatividad, la innovación, el riesgo y el impacto, y que reconozca y celebre el éxito y el fracaso de los emprendedores.
    • Fomentar el emprendimiento por oportunidad, que se base en la identificación y el aprovechamiento de las ventajas de un mercado, una tecnología o una innovación, y que opere en sectores dinámicos y con potencial de escalamiento.
    • Facilitar el acceso al financiamiento, que provea capital adecuado y oportuno a las startups y emprendimientos, tanto en sus etapas iniciales como en sus etapas de crecimiento y consolidación, y que se adapte a las necesidades y características de cada emprendimiento.
    • Mejorar la calidad del apoyo, que provea servicios de asistencia técnica, capacitación, mentoría, incubación, aceleración, networking, etc. a las startups y emprendimientos, tanto en sus etapas iniciales como en sus etapas de crecimiento y consolidación, y que se ajuste a los requerimientos y objetivos de cada emprendimiento.
    • Fortalecer el marco regulatorio, que establezca normas, leyes, políticas e incentivos que faciliten la creación, operación, crecimiento y consolidación de las startups y emprendimientos en América latina, y que promuevan su innovación, financiamiento e impacto, tanto en el ámbito nacional como en el ámbito regional.
    • Impulsar el impacto generado, que estimule la medición y la comunicación de los efectos positivos que las startups y emprendimientos producen en la economía y la sociedad, y que incentive la generación de valor compartido entre los diferentes actores del ecosistema.

Estas acciones requieren de una visión estratégica, de una colaboración efectiva y de una evaluación continua, que permitan adaptarse a las necesidades y oportunidades de cada país y de la región, y que contribuyan a consolidar un ecosistema de startups y emprendimientos de alto impacto en América latina.

Referencias bibliográficas

  1. GEM (2020). Global Entrepreneurship Monitor 2019/2020 Global Report. Emprendimientos en América latina.
  2. BID (2020). El estado del arte del emprendimiento de alto impacto en América Latina y el Caribe 2020.
  3. Banco Mundial (2020). Doing Business 2020. Emprendimientos en América Latina.

Publicaciones Relacionadas

Impacto del turismo en la economía latinoamericana

Unidad Latina

Licores y Bebidas Típicas de América Latina

Unidad Latina

Mestizaje y formación de identidades en Latinoamérica

Unidad Latina

Deja un Comentario


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Índice