Unidad Latina
PoblaciónBlogLatinoamérica

Impacto de la diáspora latinoamericana

diaspora latinoamericana

La diáspora latinoamericana se refiere al conjunto de personas que han emigrado de América Latina y el Caribe a otras regiones del mundo, manteniendo vínculos afectivos, culturales y económicos con sus países de origen. Según la Organización Mundial de las Migraciones (OIM), cerca de 11 millones de personas procedentes de Latinoamérica y el Caribe vivían fuera de sus países en 2020. La diáspora latinoamericana tiene un impacto significativo tanto en las sociedades de acogida como en las de origen, en los ámbitos económico, político, social y cultural.

Impacto económico de la diáspora latinoamericana

El impacto económico de la diáspora latinoamericana se puede medir por diferentes indicadores, como las remesas, el comercio, las inversiones, la filantropía, la transferencia de conocimientos y el turismo.

  • Las remesas son las transferencias de dinero que los migrantes envían a sus familias o comunidades en sus países de origen. Según el Banco Mundial, las remesas a América Latina y el Caribe alcanzaron los 103.000 millones de dólares en 2020, lo que representa un aumento del 6,5 % respecto al año anterior, a pesar de la pandemia de covid-19. Las remesas son una fuente importante de ingresos y de alivio de la pobreza para millones de hogares en la región, así como un factor de estabilidad macroeconómica y financiera.
  • El comercio se refiere al intercambio de bienes y servicios entre los países de origen y destino de los migrantes. La diáspora latinoamericana favorece el comercio al facilitar el acceso a los mercados, la información, la confianza, las redes y la cultura de los países receptores. Según un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), un aumento del 10 % en el número de migrantes latinoamericanos en Estados Unidos se asocia con un aumento del 7 % en el valor de las exportaciones y del 6 % en el de las importaciones entre ambos países.
  • Las inversiones son los flujos de capital que los migrantes destinan a sus países de origen, ya sea para crear o apoyar negocios, comprar propiedades, financiar proyectos o participar en el mercado financiero. La diáspora latinoamericana contribuye a las inversiones al aportar recursos, conocimientos, contactos y oportunidades de negocio. Según un estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el potencial de inversión de la diáspora latinoamericana se estima en unos 30.000 millones de dólares anuales.
  • La filantropía se refiere a las donaciones o contribuciones que los migrantes realizan a sus países de origen, ya sea de forma individual o colectiva, para apoyar causas sociales, educativas, culturales, ambientales o humanitarias. La diáspora latinoamericana practica la filantropía al mostrar solidaridad, compromiso y responsabilidad con sus comunidades de origen. Según un estudio de la Fundación Interamericana (IAF), la filantropía de la diáspora latinoamericana en Estados Unidos se estima en unos 500 millones de dólares anuales.
  • La transferencia de conocimientos se refiere al intercambio de habilidades, experiencias, innovaciones y buenas prácticas que los migrantes realizan con sus países de origen, ya sea de forma presencial o virtual, temporal o permanente, individual o colectiva. La diáspora latinoamericana promueve la transferencia de conocimientos al aportar valor añadido, competitividad y desarrollo a los sectores productivos, académicos y científicos de la región. Según un estudio de la Organización de Estados Americanos (OEA), la diáspora latinoamericana cuenta con más de 2 millones de profesionales altamente calificados en Estados Unidos, Canadá y Europa.
  • El turismo se refiere al desplazamiento de los migrantes a sus países de origen, ya sea por motivos de ocio, familiares, culturales, religiosos o de negocios. La diáspora latinoamericana impulsa el turismo al generar demanda, ingresos, empleo y diversificación de la oferta turística en la región. Según un estudio de la Organización Mundial del Turismo (OMT), el turismo de la diáspora latinoamericana representa el 30 % del total de llegadas internacionales a la región y el 10 % del total de ingresos por turismo.

Impacto político de la diáspora latinoamericana

El impacto político de la diáspora latinoamericana se puede medir por diferentes indicadores, como la participación, la representación, la incidencia, la movilización y la cooperación.

  • La participación se refiere al ejercicio de los derechos y deberes políticos de los migrantes, tanto en los países de destino como en los de origen. La diáspora latinoamericana participa políticamente al votar, postularse, afiliarse, opinar, informarse y formarse sobre los asuntos públicos. Según un estudio de la OEA, 18 países de América Latina y el Caribe permiten el voto de los migrantes en el exterior, pero solo el 4,7 % de los potenciales electores lo ejerce.
  • La representación se refiere a la presencia y el reconocimiento de los migrantes en los espacios de poder y decisión política, tanto en los países de destino como en los de origen. La diáspora latinoamericana busca representación política al aspirar, acceder y ocupar cargos públicos, así como al integrar o crear partidos, movimientos, organizaciones o redes políticas. Según un estudio de la CEPAL, 11 países de América Latina y el Caribe reservan escaños parlamentarios para los migrantes en el exterior, pero solo el 0,6 % de los diputados y el 0,3 % de los senadores son migrantes.
  • La incidencia se refiere a la influencia y el impacto de los migrantes en las políticas y las agendas públicas, tanto en los países de destino como en los de origen. La diáspora latinoamericana ejerce incidencia política al proponer, apoyar, cuestionar o rechazar iniciativas, leyes, programas o proyectos que afecten sus intereses o los de sus comunidades. Según un estudio del BID, la diáspora latinoamericana ha incidido en temas como la migración, el comercio, la seguridad, los derechos humanos, la cooperación y el desarrollo.
  • La movilización se refiere a la acción y la reacción de los migrantes ante situaciones de conflicto, crisis o cambio político, tanto en los países de destino como en los de origen. La diáspora latinoamericana se moviliza políticamente al manifestar, protestar, denunciar, resistir o apoyar causas, demandas o movimientos sociales o políticos. Según un estudio de la OIM, la diáspora latinoamericana ha participado en movilizaciones como el 15-M en España, el Occupy Wall Street en Estados Unidos, el Paro Nacional en Colombia, el Estallido Social en Chile o el Golpe de Estado en Bolivia.
  • La cooperación se refiere a la colaboración y la coordinación de los migrantes con otros actores políticos, tanto en los países de destino como en los de origen. La diáspora latinoamericana fomenta la cooperación política al establecer alianzas, redes, convenios o mecanismos de diálogo, consulta o negociación con gobiernos, partidos, organizaciones o instituciones. Según un estudio de la ONU, la diáspora latinoamericana ha contribuido a la cooperación política en procesos como el Plan Colombia, el Acuerdo de Paz en Guatemala, el Referéndum en Ecuador o la Asamblea Constituyente en Bolivia.

Impacto social de la diáspora latinoamericana

La solidaridad se refiere al apoyo y la ayuda que los migrantes brindan a sus países de origen, especialmente en situaciones de emergencia, desastre o conflicto. La diáspora latinoamericana muestra solidaridad social al enviar recursos, voluntarios, asistencia técnica o humanitaria a sus comunidades de origen. Según un estudio de la OIM, la diáspora latinoamericana ha participado en acciones solidarias como la reconstrucción de Haití tras el terremoto de 2010, la ayuda a los damnificados por el huracán Mitch en Centroamérica en 1998 o la defensa de los derechos de los migrantes en la frontera entre México y Estados Unidos.

Impacto cultural de la diáspora latinoamericana

El impacto cultural de la diáspora latinoamericana se puede medir por diferentes indicadores, como la preservación, la difusión, la creación, la hibridación y el enriquecimiento.

  • La preservación se refiere al mantenimiento y la valoración de la cultura, la lengua, la religión, las tradiciones y las costumbres de los países de origen de los migrantes. La diáspora latinoamericana preserva su cultura al practicar, enseñar, transmitir y celebrar sus rasgos culturales distintivos. Según un estudio de la UNESCO, la diáspora latinoamericana ha contribuido a la preservación de manifestaciones culturales como la música andina, el tango, la salsa, el mariachi, el reggae, el candomblé o el vudú.
  • La difusión se refiere a la expansión y la popularización de la cultura, la lengua, la religión, las tradiciones y las costumbres de los países de origen de los migrantes en las sociedades de destino. La diáspora latinoamericana difunde su cultura al compartir, mostrar, promover y divulgar sus expresiones culturales. Según un estudio de la OMT, la diáspora latinoamericana ha contribuido a la difusión de productos culturales como la literatura de Gabriel García Márquez, Isabel Allende o Mario Vargas Llosa, el cine de Alejandro González Iñárritu, Alfonso Cuarón o Guillermo del Toro, la pintura de Frida Kahlo, Diego Rivera o Fernando Botero, o la gastronomía de México, Perú o Brasil.
  • La creación se refiere a la producción y la innovación de la cultura, la lengua, la religión, las tradiciones y las costumbres de los países de origen de los migrantes, adaptándolas a los nuevos contextos y desafíos. La diáspora latinoamericana crea cultura al generar, experimentar, renovar y transformar sus manifestaciones culturales. Según un estudio de la CEPAL, la diáspora latinoamericana ha contribuido a la creación de movimientos culturales como el muralismo, el realismo mágico, el boom latinoamericano, el rock en español, el reguetón, el rap latino o el latin jazz.
  • La hibridación se refiere a la combinación y la mezcla de la cultura, la lengua, la religión, las tradiciones y las costumbres de los países de origen y destino de los migrantes, dando lugar a nuevas formas de expresión e identidad. La diáspora latinoamericana hibrida su cultura al integrar, fusionar, asimilar y reinterpretar sus rasgos culturales con los de otras culturas. Según un estudio de la OEA, la diáspora latinoamericana ha contribuido a la hibridación de fenómenos culturales como el spanglish, el portuñol, el chino-latino, el rastafarismo, el santerismo, el sincretismo religioso, el carnaval, el día de los muertos o la navidad.
  • El enriquecimiento se refiere al aporte y la contribución de la cultura, la lengua, la religión, las tradiciones y las costumbres de los países de origen de los migrantes al patrimonio y la diversidad cultural de la humanidad. La diáspora latinoamericana enriquece la cultura al reconocer, respetar, valorar y celebrar sus expresiones culturales como parte de la riqueza y la pluralidad cultural del mundo. Según un estudio de la UNESCO, la diáspora latinoamericana ha contribuido al enriquecimiento de la cultura al inscribir 14 elementos culturales en la lista del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad, como el tango, la rumba, el mariachi, el punto cubano, la capoeira, el carnaval de Oruro o la peregrinación al santuario del Señor de Qoyllurit’i.

Referencias

  • World Migration Report 2020 Migration and Development Brief 34 Beyond Borders: The New Regionalism in Latin America.
  • La inversión extranjera directa en América Latina y el Caribe 2020 Giving Back: The Changing Face of Philanthropy in the Americas.
  • Remesas, diáspora y desarrollo: el caso de América Latina y el Caribe Migración y desarrollo: hacia la construcción de un enfoque integral.

Publicaciones Relacionadas

Ecoturismo y conservación en América Latina

Unidad Latina

10 Éxitos Deportivos Latinoamericanos

Unidad Latina

Dictaduras en América Latina

Unidad Latina

Deja un Comentario


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Índice